Se produjo un error en este gadget.

jueves, 16 de julio de 2009

Que te acaricie yo, tus pechos, ave...

Que te acaricie yo, tus pechos, ave,
como rezar las cuentas de un Rosario,
y que mi amor, badajo y campanario,
te lo repique yo, que yo te clave.

Que sean mis manos, de tus muslos, llave.
Tu Rosa, de mis dedos, relicario,
y en su fronda la lengua de un canario
con mi lengua, la sal, que yo te lave.

Nada más eso pido, quiero, ruego.
A eso me dedico y a adorarte
a quererte, y a eso me consagro.

Y te juro, las manos sobre el fuego,
que volveré otra vez a codiciarte
cada vez que cumplas el milagro.

2 comentarios:

Jose Manuel (zoz) dijo...

Es imposible describir con palabras el sentimiento que provocas,solo puedes verlo y sentirlo, lo sabes bien. Y esa caricia a tus pechos, recorriendo con mi ser toda su plenitud hasta alcanzar la cima y encender el fuego de tu pasion, marcado por su dureza y altivez, hasta culminar mas alla del universo, de todos los universos, donde no existe tiempo ni espacio ni lugar ni nada, excepto un solo ser unico formado por la union y entrega incondicional de nuestros seres, en ese instante atemporal de explosion de sensaciones y extasis mutuo.
Besos pasion romantica.

Real Fenix dijo...

hermosas palabras y bella foto dan ganas sin duda de seguir conociendo dicha piel que rodea ese pecho...