Se produjo un error en este gadget.

viernes, 5 de agosto de 2011

AÚN EN SUEÑOS ME PROVOCAS!!!

En medio de la noche sentí un cosquilleo en la espalda, unos dedos dibujaban mi columna hasta perderse en el infinito, acariciaban mis glúteos y un gemir hizo llenar mis pulmones de aire, otra mano se deslizaba sobre mi pierna. Cada poro de mi piel se electrizaba con su tacto. Su cuerpo estaba contra el mío, su aliento penetraba en mi pelo, sus labios chocaban contra mi cuello. Intente girarme para buscar sus labios y fundirme en ellos, pero con suave fuerza me mantuvo en mi sitio, él no quería mostrarme su cara.
Yo permanecí quieta con miedo de que fuera un sueño aquello, que se desvaneciera.
Disfrutaría cada segundo de lo que me diera, sus manos se movían por mi cuerpo dibujando con sus dedos mis curvas.
Al encontrarse con mis pechos, pude oír su voz ó mejor dicho su jadeo sensual que hizo que mi cuerpo reclamara más de él.
Quería más, no era suficiente con sus caricias, mi cuerpo excitado se estremecía, entre jadeos le pedía que me hiciera suya, necesitaba sentirle dentro de mí.
En un solo movimiento brusco y firme le tenía sobre mí y por primera vez sentí sus labios sobre los míos, primero un tímido beso de reconocimiento, al separar sus labios de los míos me incorpore y los busque hasta encontrarlos de nuevo, esta vez no había timidez, nuestros labios se entregaron el uno al otro reconociéndose, milímetro a milímetro, nuestras lenguas jugaron hasta que nuestros labios adormecidos se separaron para seguir caminos diferentes.
Los míos buscaron su pecho firme donde mi lengua dibujo sus pezones, sus labios siguieron el camino de mi cuello dejando un rastro de fuego desde mi oreja hasta mi mentón.
Notaba la solidez y la dimensión de su miembro, sentí la humedad entre mis piernas al pensar de recibirlo dentro de mí.
Con mis manos rodeé su miembro acariciando su piel, tanteándole y dirigiéndole hacia donde quería sentirle, estaba enfebrecida por el deseo, necesitando sentirle dentro de mi cuerpo, su erección estaba dura como el acero y caliente. Levante las caderas para recibirle, su miembro se puso en mi compuertas, latía entrando en mí y mi cueva le daba la bienvenida. Su envestida fue fuerte y profunda, no pude reprimir un gran gemido de placer. Luego embistió con más dureza, bajó su cabeza hasta mi hombro y enrede mis dedos sobre su pelo a medida de que el incrementaba el ritmo, mi cuerpo y su cuerpo temblaban a la espera de la llegada del orgasmo.
Nuestros cuerpos cayeron exhaustos y nos fundimos en uno.
Nuestros labios se buscaban una y otra vez, nuestros cuerpos desnudos y enredados el uno con el otro, en un abrazo eterno. De sus labios salieron las más dulces y cariñosas palabras, definiendo lo que siente por mí. Cuando ya casi me quedaba dormida, busqué su mirada pero ya había desaparecido, todo había sido un sueño, un dulce sueño.
--
εїз  ® ø § å ® î ø εїз

No hay comentarios.: